viernes, 5 de diciembre de 2008

El infierno


Dante, en su famosa Divina Comedia, escribio a las puertas del Infierno: "Abandona toda esperanza". A nadie le sorprendera que diga que yo soy ateo, pero si le sorprendera que diga que a pesar de ello si creo en el infierno. Hace dos semanas se hablaba de la crisis del Congo, se nos bombardeaba con ello en todos los telediarios, todo el mundo clamaba al cielo cada vez que veía una foto de un cadaver congoleño en la carretera.
Dos semanas hace de eso, ¿alguien se preocupa ahora por ellos? No. La situación es la misma, no ha cambiado, lo que ha cambiado es nuestra actitud. Siguen muriendo decenas de civiles al día, siguen produciendose centenares de violaciones, sigue habiendo injusticias. Mientras, nosotros centramos nuestra atención en otras noticias, el Congo ya no nos interesa, el Congo ya no vende. Los telediarios ya no hablan del Congo, los periódicos tampoco.
Cuanta razón tenía Dante, abandonar toda esperanza, estamos demasiado ocupados buscando otra crisis humanitaria como para acordarnos de vosotros.
"Abandona toda esperanza"

2 comentarios:

luna dijo...

Abandonad la esperanza porque la luz no basta.

Sin embargo las casas viejas, las barquitas, el puente del mineral roto, la decadencia almeriense me devuelve un poco lo perdido.



Beso desde el sur.

Marta dijo...

Claro que no tiene que decir únicamente quienes son los culpables, tienen que aportar pruebas y todo eso. Lo que no puede ser es que culpen a quien no es culpable, porque no hay que olvidar que son terroristas, y de eso no tiene la culpa ni el gobierno, ni la oposición ni el pueblo vasco, como deja entrever el mundo de ayer...

Con respecto a lo del Congo, que no conga (como decía el título de mi primera entrada), es un ejemplo más de lo que pasa siempre...primero uno se lleva las manos a la cabeza y luego ni se acuerda de por qué lo hizo.